Atención
Madripedia fue un proyecto del Ayuntamiento de Madrid que se dejó morir a mediados de 2014. Sin embargo, aquí puedes encontrar una copia de seguridad de sólo lectura del 7 de febrero 2014, resucitada con fines educativos e informativos.

Puerta de Toledo

De Madripedia
Revisión del 15:36 25 jun 2009 de Patxi (discusión) (+plantilla mapa)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar
Cargando el mapa…


Archivo:Puerta de Toledo 01.jpg
Fachada sur de la Puerta de Toledo.

Ya en la primitiva cerca de la ciudad construida por Enrique IV existió una puerta llamada de Toledo de donde partía el camino que iba a dicha localidad. En 1625, al construirse la cerca de Felipe IV se construyó una segunda puerta de Toledo situada algo más cerca del centro de la ciudad que la actual, en la actual calle de Toledo.

Los primeros proyectos de construcción de la puerta actual se remontan a la ocupación napoleónica, reinado de José Bonaparte, cuando se ordena su construcción para adecentar la entrada a Madrid por el antiguo camino real de Andalucía. Este primer proyecto no llegaría a ejecutarse puesto que, tras la expulsión de José Bonaparte, las autoridades municipales encargaron un nuevo diseño al arquitecto Antonio López Aguado, quien proyectó la puerta como un arco triunfal dedicado al restaurado Fernando VII.

Se construyó entre los años 1817 y 1827. Está construida en granito y formada por un arco central de medio punto y dos puertas adinteladas. La decoración consiste en medias columnas estriadas de orden jónico a los lados del arco central y pilastras del mismo estilo en los laterales. Se encuentra coronada por un grupo escultórico en piedra de diseñado por José Ginés y esculpidos por Ramón Barba y Valeriano Salvatierra. Sobre la puerta principal, en el friso ubicado bajo el principal grupo escultórico, se puso al inscripción A Fernando VII, el Deseado, padre de la Patria, restituido a sus pueblos, exterminada las usurpación francesa, el Ayuntamiento de Madrid consagra este monumento de fidelidad, de triunfo y de alegría, Año MDCCCXXVII En la fachada norte aparece, sostenido por dos niños, un escudo con las armas de Madrid. Sobre las puertas laterales descansan trofeos militares.

La Puerta de Toledo según Ramón Mesonero Romanos en El antiguo Madrid. Paseos histórico-anecdóticos por las calles y casas de esta villa (1860):

La nueva Puerta de Toledo, que termina esta calle y da salida al camino real de Andalucía, sustituyó hace muchos años a la mezquina y antigua que había un poco más arriba. Tuvo ésta origen en tiempo de la dominación francesa, en que se sentó la primera piedra, teniendo muy buen cuidado de encerrar bajo de ella, con la debida pompa, la correspondiente caja con las monedas de José Napoleón, los Calendarios, Guías y Constituciones a la sazón vigentes; pero salieron los franceses y su intruso gobierno, y en 1813 el Ayuntamiento constitucional de Madrid acordó continuar la obra, dedicándola a la memoria del triunfo obtenido contra aquellos mismos que la empezaron; y como era consiguiente, la operación primera fue la de extraer la intrusa cajita con sus intrusos guías, monedas y calendarios, y colocar en su lugar otra flamante con la novísima Constitución de Cádiz, y las medallas con la efigie de Fernando VII el Deseado. -Regresó éste al año siguiente de su cautiverio, y tuvo a bien anular con una plumada y borrar de la serie del tiempo, como si no hubiesen existido jamás, los seis años anteriores; y el ayuntamiento perpetuo, que volvía a abrazar su perpetuidad, creyó de su deber desembarazar los cimientos de aquella obra triunfal de la insegura base de la llamada Constitución, y poner en su lugar el Almanak, el Diario de Madrid, la Guía de Forasteros, y no sabemos si el Sarrabal de Milán. -Todavía sufrieron aquellos subterráneos alguna otra visita municipal con ocasión de la nueva edición de la susodicha Constitución política en 1820, y luego con los decretos anuladores de los tres negros llamados años, en 1823; pero, en fin, en 1827 se vio terminada aquella pesadísima mole, y pudo leerse en su cuerpo ático la inscripción dedicatoria que decía: A Fernando VII, el Deseado, padre de la patria, restituido a sus pueblos, exterminada la usurpación francesa, el Ayuntamiento de Madrid consagró este monumento de fidelidad, de triunfo, de alegría. Pero aun esta inscripción desapareció a resultas de la revolución de 1868.

En Manual de Madrid. Descripción de la Corte y de la Villa la describe de esta forma:

"Está al fin de la calle de su nombre también al mediodía, y da entrada al camino real de Andalucía. Esta puerta se ideó y comenzó a construir en 1813 más abajo de donde estaba la antigua, bajo los planes del arquitecto mayor don Antonio Aguado, y se ha concluido en 1827. Consta de un arco de 36 pies de alto y 16 de ancho, adornado con dos columnas estriadas de orden jónico. A los dos lados hay dos puertas cuadradas de 10 pies de ancho y 21 de alto con pilastras estriadas del mismo orden; siendo la altura total de la puerta , sin incluir los grupos y su pedestal, de 65 pies, y su línea 54. Los grupos se elevan 20 pies más. En la fachada que mira al campo se representa a la España (colocada en el centro y sobre dos hemisferios) recibiendo un genio de las provincias (personificadas por una matrona colocada a la derecha de España), para pasarle a las artes que están a la izquierda, por otra matrona con los atributos de ellas. En la fachada que mira al interior de la población está el escudo de armas de la villa sostenido por dos genios, y a los extremos de la puerta varios trofeos militares. Esta obra de escultura fue modelada por don José Ginés, y ejecutada en piedra por don Ramón Barba y don Valeriano Salvatierra, siguiendo dicho modelo, excepto la España que está variada. Sobre la entrada principal se lee una inscripción latina que, traducida al castellano en la fachada que mira a la población, dice así: A Fernando VII el deseado, Padre de la Patria, restituido a sus pueblos, exterminada la usurpación francesa, el Ayuntamiento de Madrid consagró este monumento de fidelidad, de triunfo, de alegría. Año de 1827"

Fue la última puerta que se construyó en Madrid.

En la actualidad se encuentra situada en medio de una glorieta y rodeada por un espacio ajardinado, por lo que no existe paso de personas o vehículos a través de ella. La construcción de pasos subterráneos bajo la puerta ha producido que el terreno donde se asienta haya cedido ligeramente y que el arco central esté deformado de manera apenas perceptible. Fue restaurada por el Ayuntamiento de Madrid en 1995.