Atención
Madripedia fue un proyecto del Ayuntamiento de Madrid que se dejó morir a mediados de 2014. Sin embargo, aquí puedes encontrar una copia de seguridad de sólo lectura del 7 de febrero 2014, resucitada con fines educativos e informativos.

Cementerio de La Almudena

De Madripedia
Saltar a: navegación, buscar

El Cementerio de Nuestra Señora de la Almudena o menos conocida como Necrópolis o Cementerio del Este se encuentra entre la avenida de Daroca y la avenida de Guadalajara. Realmente el Cementerio de Nuestra Señora de la Almudena es la parte más extensa de la Necrópolis del Este, formando parte de ella el Cementerio civil y el Cementerio hebreo.

El Cementerio de Nuestra Señora de la Almudena tiene sus orígenes cuando en la década de 1860, debido al crecimiento de la población y al plan de ensanche de la ciudad surge la idea de construir dos grandes necrópolis municipales llamadas del Este y del Oeste. De estas dos necrópolis sólo llegó a construirse la del Este, que es el Cementerio de Nuestra Señora de la Almudena.

En 1876 el entonces alcalde de Madrid D. José Abascal convocó una comisión encargada del Concurso de la Necrópolis del Este, concurso para la construcción de un gran cementerio en los terrenos de la La Elipa, que en aquellos días pertenecía al término municipal de Vicálvaro.

El proyecto ganador correspondía al presentado por los arquitectos Fernando Arbós y José Urioste.

Las obras comienzan en 1877 Pero la gran epidemia de cólera de los años 1884 - 1885 precipitó su construcción y por lo tanto el proyecto, debido a la gran necesidad de sepulturas. Esto motivó que el cementerio del Este comenzara a funcionar el 15 de junio de 1884 bajo el nombre de Cementerio de Epidemias.

La puesta en funcionamiento del Cementerio de Epidemias o Cementerio del Este trajo consigo la clausura de siete cementerios de Madrid el 1 de septiembre de 1884, salvándose de su desaparición el Cementerio de San Isidro, el Cementerio de San Justo, el Cementerio de Santa María y el Cementerio de San Lorenzo y San José.

En 1905 se hace cargo de las obras el arquitecto municipal García Nava y la construcción del cementerio de Nuestra Señora de la Almudena no finalizaría hasta 1925, en lo que se considera la primera ampliación, tras la precipitada inauguración por la citada epidemia de cólera.

La entrada y la capilla son de estilo modernista.

En 1955 se realiza una segunda ampliación, y posteriormente se le dota de un horno crematorio realizado por Pedro Domínguez Ayerdi.

Entre los monumentos funerarios más significativos se encuentran:

A fecha de 2007 tiene una extensión de unas 120 hectáreas, donde reposan más de 5 millones de cuerpos, y es el cementerio más grande y extenso de Europa.

Cruzando la avenida Daroca se encuentra el Cementerio Civil que anteriormente se usaba para los que no querían ser enterrados (o no eran admitidos, por suicidas u otros motivos) en un cementerio católico, como era entonces la Almudena.

Enlaces externos