Atención
Madripedia fue un proyecto del Ayuntamiento de Madrid que se dejó morir a mediados de 2014. Sin embargo, aquí puedes encontrar una copia de seguridad de sólo lectura del 7 de febrero 2014, resucitada con fines educativos e informativos.

Monumento a Felipe IV

De Madripedia
Saltar a: navegación, buscar
Monumento a Felipe IV (Madrid) 01.jpg
Monumento a Felipe IV (Madrid) 02.jpg

El Monumento de Felipe IV es una estatua ecuestre que representa al rey Felipe IV montado en su corcel y que se encuentra situado en el centro de la Plaza de Oriente.

La estatua ecuestre de bronce fue realizada entre 1634 y 1640 por el italiano Pietro Tacca, al cual se le enviaron como modelos dos cuadros que Velázquez pintó de Felipe IV, uno a caballo y otro de medio cuerpo. El escultor contó con el asesoramiento de Galileo Galilei para que el caballo sobre el que está el rey pudiese mantenerse exclusivamente sobre sus patas traseras. La solución dada por el físico consistió en hacer maciza la parte trasera y hueca la delantera. La obra se colocó inicialmente en uno de los patios del Palacio del Buen Retiro, y luego en el frontispicio del antiguo Alcázar, pero durante el gobierno de Don Juan José de Austria volvió a su primer emplazamiento, y allí permaneció hasta 1843.

Inaugurado el 17 de noviembre de 1843, después de que Isabel II decidiera situar en la plaza la ya existente estatua ecuestre del rey, y para esto se construyera el resto del monumento que le sirve de soporte. Se encargaron de ello los escultores de cámara Francisco Elías Vallejo y José Tomás. El primero realizó los cuatro leones de bronce situados en las esquinas del centro del monumento y la figura del anciano que simboliza al río Jarama (la situada frente al Teatro Real. El segundo esculpió los bajorrelieves que decoran el alto pedestal sobre el que se asienta la estatua. Uno de ellos representa al monarca imponiendo a Velázquez el hábito de la Orden de Santiago, y el otro es una alegoría de la protección otorgada por el rey a las Artes y las Letras. Asimismo Tomás realizó la figura del otro anciano vertiendo agua sobre una urna, simbolizando el Manzanares. Bajo estas esculturas, en la base del monumento, hay dos fuentes con forma de concha, en los lados este y oeste.

A finales de los 90, la Fundación Rich patrocina la restauración del monumento.

Curiosamente, en ningún lugar del monumento se indica que esta estatua corresponda al Rey Felipe IV.