Atención
Madripedia fue un proyecto del Ayuntamiento de Madrid que se dejó morir a mediados de 2014. Sin embargo, aquí puedes encontrar una copia de seguridad de sólo lectura del 7 de febrero 2014, resucitada con fines educativos e informativos.

Palacio Real de El Pardo

De Madripedia
Saltar a: navegación, buscar
Cargando el mapa…



Enclavado en el monte homónimo, el Palacio Real de El Pardo, es uno de los palacios pertenecientes al Patrimonio Nacional. Posee grandes colecciones de mobiliario, joyería y obras de arte pertenecientes a los distintos reinados y épocas a los que ha sobrevivido. Su planta cuadrada con torreones en las esquinas recuerda a los palacios franceses rodeados de jardines. Cuenta con una fachada espectacular con balcones separados entre ellos por columnas jónicas y pilastras dóricas. Y destaca de su interior la maravillosa escalinata diseñada por Francesco Sabatini, el patio de los Borbones y sobre todo el Salón del Trono cerrado por una majestuosa cúpula decorada por Tiépolo

Historia

El rey Enrique III de Castilla, dispuso la construcción de la primera casa en el año 1405 en El Pardo, lugar de donde toma el nombre, dado que le era grato pasear y descansar en dicho lugar, empezando así una larga tradición de la monarquía española. Tras derruir el castillo medieval, Carlos I determinó la reconstrucción que empezó en 1547 y se concluyó en 1558, ya bajo el reinado del rey Felipe II, por lo que el emperador no llegó a ver el palacio, diseñado por el arquitecto Luis de la Vega, también autor del de Valsain.

A Felipe II se deben las cubiertas de pizarra y los emplomados exóticos, para cuyas obras, en varios de los reales palacios, se hicieron venir oficiales flamencos y plomos ingleses.

La soberbia colección de obras de arte pictóricas fue también comenzada por el monarca austriaco, con cuadros como la inadecuadamente conocida Venus del Pardo de Tiziano (posteriormente regalada al Príncipe de Gales, futuro Carlos I de Inglaterra, y actualmente en el museo del Louvre), retratos de Antonio Moro, de Hieronymus Bosch, Alonso Sánchez Coello, Lucas de Heere y Sofonisba Anguissola.

El 13 de marzo de 1604 sobreviene un gran incendio que destruye buena parte del palacio y la mayoría de las obras, aunque se dieron todas por perdida, algunos autores han comprobado la supervivencia de algunas de ellas en museos y colecciones. El mismo año en que tiene lugar el incendio ,el rey Felipe III decreta la reconstrucción del palacio con un presupuesto de 80.000 ducados, concediendo la dirección de la obra a Francisco de Mora, el mismo que había sucedido a Juan de Herrera en la ejecución del Monasterio de San Lorenzo del Escorial

El palacio conserva (con permiso de las obras de reparación y mantenimiento) el mismo aspecto que presentó tras las obras en las que, en 1772 y teniendo como arquitecto a Sabatini, Carlos III amplío el palacio.

La interesantísima colección de tapices de la Real Fábrica de Tapices es digna de admiración, tanto por los autores (cuenta con tapices basados en cartones de Francisco de Goya y Lucientes y otros pintores de la corte española), como por el perfecto estado de conservación en el que se encuentran. También son dignos de mención los frescos de Gaspar Becerra o la colección de muebles neoclásicos.

Fue en este palacio donde murió el rey Alfonso XII, la habitación mortuoria fue convertida en oratorio en 1898, por su viuda, la reina regente María Cristina.

Después de la Guerra Civil, se hubo de realizar una serie de obras para acomodar el palacio y convertirlo en residencia del jefe del Estado, por lo que actualmente sigue teniendo connotaciones franquistas. De hecho y tras la muerte de Francisco Franco, la Familia Real no se trasladó a dicho palacio (situado en el mismo enclave que el Palacio de la Zarzuela) y el palacio sirve actualmente de residencia de los jefes de estado de visita en Madrid.

Galería de imágenes del Palacio Real de El Pardo


Galería de vídeos

elhogarnatural.com