Atención
Madripedia fue un proyecto del Ayuntamiento de Madrid que se dejó morir a mediados de 2014. Sin embargo, aquí puedes encontrar una copia de seguridad de sólo lectura del 7 de febrero 2014, resucitada con fines educativos e informativos.

Puente de Segovia

De Madripedia
Saltar a: navegación, buscar
Cargando el mapa…


El Puente de Segovia, visto desde la orilla izquierda del río Manzanares

El Puente de Segovia es un monumento renacentista obra del arquitecto Juan de Herrera. Se sitúa en el cruce de la calle de Segovia con el río Manzanares, punto que históricamente ha constituido uno de los principales accesos a la villa.


Historia

El de Segovia es el puente más antiguo de la ciudad. Su construcción fue ordenada por Felipe II a su arquitecto preferido, Juan de Herrera, autor del Monasterio de El Escorial y el Palacio Real de Aranjuez, entre otros edificios. Las obras, que contaron con un presupuesto de 200.000 ducados, se extendieron entre 1582 y 1584.

Seis decenios después de su apertura, en el año 1648, el arquitecto José de Villarreal procedió a la reparación del tablero superior. En 1648, fue colocado en su frente una puerta ornamental, obra de Teodoro Ardemans, para dar mayor monumentalidad al puente. Este elemento fue eliminado con el paso del tiempo.

El puente de Segovia fue volado en la Guerra Civil mediante las cargas que habían puesto los defensores de Madrid, al incidir en ellas las bombas arrojadas por la aviación franquista a mediados de Noviembre de 1936, durante la denominada Batalla de Madrid. Las cargas estaban preparadas por el bando republicano para evitar la entrada de las tropas franquistas, al mando del general Yagüe. Tras la contienda, fue reconstruido introduciendo algunas variaciones con respecto al diseño original. Se procedió a su ensanche y fueron construidos cuatro patines (dos a cada lado) y un embarcadero, ubicado a sus pies, en el contexto de las obras de canalización del río Manzanares.

En los años sesenta, fue nuevamente reformado para facilitar la construcción de la autopista M-30. Hasta 2007, año en el que esta vía fue soterrada, la M-30 pasaba por debajo de dos pasos elevados instalados en sus extremos, realizados en la línea del trazado del puente.

Las obras de soterramiento de la M-30 dejaron al descubierto diferentes restos arqueológicos, correspondientes a un primitivo puente situado unos 95 m al norte del actual. Se han encontrado los vestigios de un pilar con tajamar y los arranques de dos arcos de medio punto. Conocido antiguamente como Puente Segoviana, las primeras referencias de esta construcción datan del siglo XIV, cuando el rey Alfonso XI de Castilla autorizó su edificación mediante dos cartas escritas en 1345 y en 1346. En los primeros dibujos y pinturas de la ciudad, fechados en el siglo XVI, el puente aparecía bien con nueve arcos, bien con trece.

Arquitectura

El puente está realizado en sillares de granito y consta de nueve ojos con arcos de medio punto almohadillados. Sus pilares aparecen custodiados por tajamares rematados cónicamente.

El arco de mayor anchura es el central. A partir de éste la luz de los arcos decrece gradual y simétricamente hacia ambos lados, siendo los de menor ancho los ubicados en cada extremo.

El puente está coronado por un sencillo antepecho, que recorre la línea de imposta. Por encima de ésta asoman unos adornos esféricos de granito, que se sitúan siguiendo la vertical de los pilares.

Referencias

[1] Las obras de la M-30 dejan al descubierto los dos puentes más antiguos de Madrid. Alcaide, Soledad (2006). Diario El País, Madrid, España

Véase también